LlámenosVisítenos
Adolescentes conflictivos: Recurso para familias que no saben qué hacer con sus hijos
13 diciembre, 2019
Oferta de plazas para prácticas universitarias
31 enero, 2020
Mostrar todo

Trabajadora y adolescente en una dinámica

El trabajo cooperativo, la gestión de emociones o saber decir “no”

Estos son sólo algunos de los logros que hay detrás del trabajo desarrollado con adolescentes en el grupo de convivencia de Adinfa durante el último trimestre

Termina un trimestre cargado de actividades en el Grupo de Convivencia Terapéutica Educativa de Adinfa. Este programa desarrolla la atención a jóvenes en conflicto con trastornos de conducta moderada que necesitan un ambiente estructural mayor al de simples consultas ambulatorias.  Más de cien talleres, juegos y dinámicas se han llevado a cabo durante estos últimos tres meses.

El equipo multidisciplinar de Adinfa, compuesto por profesionales de las diferentes ramas (medicina, psiquiatría, psicología e intervención socio educativa), ha reflexionado, planificado, conducido, supervisado y mejorado este rico programa de actividades, que complementa al seguimiento individualizado de todas las personas que conforman el grupo de jóvenes. El programa, como el resto del seguimiento, guarda en todo momento un enfoque terapéutico.

Las dinámicas han servido para, entre otras cosas, trabajar la cohesión de grupo y el trabajo cooperativo, distinguir entre sentimiento y emoción y entre los derechos individuales y los de las demás personas, saber decir “no”, manejar críticas, negociar sin mentir y reconocer la equivocación de manera sincera, sin tratar de justificarse o culpar a otras.

Estas prácticas también han ayudado a que del grupo surjan reflexiones del tipo “cómo es mi comportamiento con la gente y cómo me afecta el comportamiento de la gente a mí”, “cómo expresar mis sentimientos de manera asertiva”, “cómo repercute en la gente y en mí expresar las emociones”, “cómo afectan las drogas a mi comportamiento” o “cómo afecta la mentira y cuáles son los pasos para evitar mentir”.

Los múltiples talleres y juegos han utilizado la música y el deporte como herramienta canalizadora, persiguiendo y alcanzando objetivos como trabajar la cooperación y dominar la técnica del toque de dedos y antebrazos, trabajar la velocidad de reacción y movimiento, desarrollar la resistencia, entretenimiento y fundamentos técnicos de deportes como el fútbol.