LlámenosVisítenos
Familias y Cuidados Sociosanitarios apoyan a Adinfa
21 febrero, 2020
Primer centro especializado en trastornos adolescentes
4 junio, 2020

“Cada día hay más llamadas de padres desesperados que no saben qué hacer con sus hijos y necesitan ayuda”


Entrevista a Judit Pérez Villarán, psicóloga de Adinfa

¿Cuánto tiempo llevas en Adinfa?
En Adinfa llevo trabajando desde junio de 2017.

¿Por qué has decidido seguir trabajando aquí?
Porque es un lugar estupendo para aprender mi labor profesional, además que te dan la oportunidad de empezar a formarte como futura profesional y eso no lo hacen en casi ninguna empresa. Me encanta el proyecto y poder servir para que las familias y nuestros niños puedan ser felices.

¿En qué consisten tus funciones?
Entre otras funciones, gestiono la atención telefónica para los nuevos pacientes que quieren tener una primera cita. Hago primeros coloquios, terapia individual con los adolescentes y las familias y también llevo un grupo de terapia de adolescentes.

¿Qué dirías que es lo más fácil y lo más difícil de tu trabajo en estos tiempos de crisis?
Lo más fácil es venir a trabajar porque me encanta lo que hago y lo disfruto muchísimo. Lo más complicado es vivir el sufrimiento de las familias.

¿Cuál ha sido el mayor logro de Adinfa? ¿te sientes parte?
El mayor logro de Adinfa ha sido conseguir ser Hospital y dar visibilidad a este problema que es social. Me siento parte de todo lo que hemos conseguido en estos años.

Voces expertas aseguran que iniciativas como Adinfa son absolutamente necesarias hoy, y lo serán más en los próximos meses y años. ¿Estás de acuerdo? ¿Por qué?
Estoy de acuerdo porque la problemática cada vez es mayor. Cada día hay más llamadas de padres desesperados que no saben qué hacer con sus hijos y necesitan ayuda. Además, es un problema social y hay que dar respuesta a esta problemática cada día mayor.

¿Cómo ves Adinfa en un futuro no muy lejano?
El futuro de Adinfa lo veo lleno de esperanza y de logros. Estamos trabajando para que las familias vean, en nosotros, una esperanza a la que agarrarse para poder ser felices y eso lo estamos consiguiendo.