Niños vacíos («estamos a tiempo»)

Niños vacíos (“estamos a tiempo”) | Adinfa

Hay una tragedia silenciosa que se está desarrollando hoy por hoy en nuestros hogares y concierne a nuestras más preciosas joyas: nuestros hijos. ¡Nuestros hijos están en un estado emocional devastador!

En los últimos 15 años, los investigadores nos han regalado estadísticas cada vez más alarmantes sobre un aumento agudo y constante de enfermedad mental infantil, que ahora está alcanzando proporciones epidémicas. Las estadísticas no mienten:

  • Uno de cada cinco niños tiene problemas de salud mental.
  • Se ha notado un aumento del 43 % en el TDAH.
  • Se ha notado un aumento del 37 % en la depresión adolescente.
  • Se ha notado un aumento del 200 % en la tasa de suicidios en niños de 10 a 14 años.

 

¿Qué está pasando y qué estamos haciendo mal?

Los niños de hoy están siendo sobreestimulados y sobreregalados de objetos materiales, pero están privados de los fundamentos de una infancia sana, tales como:

  • Padres emocionalmente disponibles.
  • Límites claramente definidos.
  • Responsabilidades.
  • Nutrición equilibrada y sueño adecuado.
  • Movimiento en general, pero especialmente al aire libre.
  • Juego creativo, interacción social, oportunidades de juego no estructurados.
  • Espacios para el aburrimiento.

 

En cambio, estos últimos años se ha llenado a los niños de:

  • Padres distraídos digitalmente.
  • Padres indulgentes y permisivos, que dejan que los niños “gobiernen el mundo” y pongan las reglas.
  • Sentido de derecho, de merecerlo todo sin ganárselo o ser responsable de obtenerlo.
  • Sueño inadecuado y nutrición desequilibrada.
  • Estilo de vida sedentario.
  • Estimulación sin fin, niñeras tecnológicas, gratificación instantánea…
  • Ausencia de momentos aburridos.

 

¿Qué hacer para combatir esta situación?

Si queremos que nuestros hijos sean individuos felices y saludables, tenemos que despertar y volver a lo básico. ¡Todavía es posible!

Muchas familias ven mejoras inmediatas tras semanas de implementar las siguientes recomendaciones.

  • Establecer límites y recordar a los hijos quién es el capitán del barco. Se sentirán más seguros al saber que tienes el control del timón.
  • Ofrecer a los niños un estilo de vida y una alimentación equilibrados, lleno de lo que necesitan y no sólo de lo que quieren. No tener miedo de decir “no” si lo que quieren no es lo que necesitan.
  • Pasar, por lo menos, una hora al día al aire libre haciendo actividades como ir en bici, caminar, salir a pescar, observar aves y/o insectos…
  • Disfrutar de una cena familiar diaria sin teléfonos inteligentes o tecnología que nos distraiga.
  • Jugar a juegos de mesa en familia. Si los niños son muy pequeños todavía, dejarse llevar por sus intereses y permitirles que sean ellos quienes manden en el juego.
  • Involucrar a los hijos en alguna tarea o quehacer del hogar, de acuerdo a su edad (doblar y/o colgar la ropa, ordenar los juguetes, guardar los alimentos tras venir del supermercado, poner la mesa, dar de comer y/o sacar al perro, etc.).
  • Implementar una rutina de sueño consistente para asegurar que duerman lo suficiente. Los horarios son aún más importantes para los niños de edad escolar.
  • Enseñar responsabilidad e independencia. No proteger en exceso a los hijos contra toda frustración o equivocación. Equivocarse les ayudará a desarrollar resiliencia y aprender a superar los desafíos de la vida.
  • No cargar la mochila de los hijos, ni llevarla de camino al colegio, ni acercarles la tarea que se olvidaron en casa. No pelarles los plátanos o las naranjas si lo pueden hacer por sí solos (4-5 años). En vez de darles el pez, ¡enséñales a pescar!
  • Enseñarles a esperar y a retrasar la gratificación.
  • Proporcionar oportunidades para el aburrimiento, ya que es el momento en el que la creatividad despierta. No sentirnos responsables de mantener siempre a los niños entretenidos, ni usar la tecnología como una cura para el aburrimiento.
  • Evitar el uso de la tecnología durante las comidas, en automóviles, restaurantes, centros comerciales… Utilizar estos momentos como oportunidades para comunicarnos y socializar, entrenando así a los cerebros a saber funcionar cuando estén en “modo aburrimiento”.
  • Ayudarles a crear un “frasco del aburrimiento” con ideas de actividades para cuando están aburridos.
  • Estar emocionalmente disponible para conectarse con los niños y enseñarles auto-regulación y habilidades sociales.
  • Apagar los teléfonos por la noche, cuando los niños tengan que ir a la cama, para evitar la distracción digital.
  • Convertirse en un regulador o entrenador emocional de los hijos. Enseñarles a reconocer y a gestionar sus propias frustraciones y su ira.
  • Enseñarles a saludar, a esperar turnos, a compartir sin quedarse sin nada, a decir gracias y por favor, a reconocer el error y disculparse (sin obligarles). Y ser modelo de todos esos valores que inculcamos.
  • Conectar emocionalmente con los niños: sonreír, abrazar, besar, cosquillear, leer, bailar, saltar, jugar o gatear con ellos.

 

Ir paso a paso intentando aplicar estas recomendaciones, y ponerlas en marcha desde la más temprana edad de nuestros hijos, significa construir el camino de una vida saludable, plena y feliz para ellos. Aún estamos a tiempo de evitar criar a niños vacíos.

 

Dr. Luis Rojas MarcosDr. Luis Rojas Marcos
Psiquiatra
Miembro de Honor de la Sociedad Española de Psiquiatría
Académico de Honor de la Real Academia de Medicina de Sevilla

Compártelo en redes

Archivo

También te puede interesar…