LlámenosVisítenos
‘Vuelta al cole’ sin violencia, ¿cómo?
26 septiembre, 2019

“Si empieza con 14 años, tiene altas posibilidades de volverse dependiente”

La adicción al juego crece exponencialmente entre jóvenes
Voces expertas animan a las familias a que contacten con profesionales antes de que sea tarde
Desde Adinfa se anima a las familias a ponerse en contacto con su equipo multidisciplinar y recuerdan que la terapia es la salida más eficaz, segura y sana que existe

Tomando como referencia dos recientes artículos de los Diarios El País y ABC, se constata que las apuestas son una peligrosa forma de ocio que, en los casos más graves, deriva en adicción. Un estudio de la Universidad de Valencia entre más de 7.000 estudiantes certifica que el 2,1% de los alumnos de 15 a 17 años sufre problemas con el juego. Las voces expertas piden una legislación más exigente, tanto en el acceso a los locales como en la publicidad.

“Los adolescentes y jóvenes, un sector más vulnerable, son un nicho de mercado”, critica Mariano Chóliz, catedrático de Psicología Básica de la Universidad de Valencia y experto en adicción al juego. El 13,6% de los menores había apostado dinero presencialmente durante el último año, según la Encuesta sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España, del Ministerio de Sanidad, con datos de 2016.

Según otra encuesta de la Universidad de Santiago de Compostela, en el 61% de los casos, los padres lo saben. “Tienen prohibido el juego pero… ¿cómo se controla que los locales exijan el DNI? La regulación es mucho más laxa que con casinos y bingos”, critica Chóliz.

“En toda España hay 230.000 tragaperras en estos establecimientos”, añade. “Y en pocos años hemos pasado de unos centenares a casi 6.500 salones de juegos o salas de apuestas”, se queja el catedrático. “Si un adolescente empieza con 14 años, con su grado de desarrollo, tiene altas posibilidades de volverse dependiente, y en una edad muy temprana, cuando aún no tiene estrategias para afrontar la carga publicitaria que va a recibir. No perciben el riesgo”, sigue.

“Cuanto antes se empieza, más difícil es resolver la adicción. Y hay pocos recursos sanitarios para menores. En esas edades los salones están normalizados. Se gastan su paga o el dinero que puedan arañar. Pero tenemos chavales que llegan a la asociación con 20 años que ya han pedido siete u ocho microcréditos”, apunta el director técnico de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados.

Y reclama: “Hace falta prevención. También que las familias sean conscientes de la magnitud del problema. Muchas veces se empieza con juegos que no exigen dinero, pero se va subiendo y a los 18 ya hay adicción”.

Francisco Herrera del Pueyo, uno de los fundadores de Proyecto Hombre Sevilla, advierte del aumento de las adicciones a redes sociales y juego «on line». “Nos vienen muchos más adolescentes. Y hay un perfil nuevo, violento y autodestructivo, con mucha violencia intrafamiliar, que es el de la adicción sin sustancia. Me refiero a adicciones a redes sociales, al juego, a las apuestas instantáneas en Internet”.

“Las casas de apuestas buscan un tipo de cliente más vulnerable, con menos estructuras familiares. Esto sucede también con las máquinas tragaperras, que las ponen también en los bares de barrios populares. Hay que trabajar mucho con los padres. Al chico hay que convencerlo, porque él suele decir que él hace lo que hace todo el mundo y que todos los chicos se drogan”.

“La salud mental es el gran lunar de la sanidad pública andaluza. En Sevilla no hay ningún centro público de salud mental desde que se cerraron los manicomios. La salud mental no existe desde que se decidió que los enfermos mentales estaban mejor en su casa. Y con las drogas se nota mucho esta carencia”.

Desde Adinfa, que cuenta con profesionales con más de 20 años de experiencia, se anima a las familias a ponerse en contacto con su equipo multidisciplinar y recuerdan que la terapia es la salida más eficaz, segura y sana que existe, y cuanto antes se dé el paso, menor es el tiempo para la recuperación.

Para cualquier consulta: 954 42 60 29 / 692 94 38 35 adinfa@adinfa.es